los 9 errores que cometí al empezar a portear

los 9 errores que cometí al empezar a portear

En el último trimestre de embarazo comencé a hacer una lista de las cosas que necesitaba para las bebés

Siendo mi primer embarazo os podéis imaginar cómo era la lista y la de cosas que luego fueron más trasto que útiles.

Pero lo importante es que había una entrada que decía  “mochila portabebés”.  

No habían nacido y yo sabía que quería llevarlas pegaditas a mí.

Y comencé a buscar información, por supuesto partiendo de mi idea de mochila portabebés, es decir una mochila tipo Babybjorn.  Ya estaba casi decidida por el modelo: “que si sujeción lumbar, el bebé monísimo….  “, pero cambié mis búsquedas a portabebés y entonces empezaron a aparecer otras cosas por la web.

Empecé a oír hablar de fulares, pouchs… y llegué a Red Canguro:

Ahí me empapé de toda la información que pude y decidí desechar la mochila que ya tenía en la cabeza y lanzarme a por un fular. Y así fue, antes de tener a mis niñas ya tenía el fular en casa. Todo preparado. Y hubo muchas cosas que hice bien.

Sin embargo no todo fue perfecto.

¿Vas a empezar a portear? Toma buena nota de los errores a evitar. 

  • 1 Perdí el placer de portear a un recién nacido  en sus primeros días.

No probé a usar el fular antes de que llegaran las niñas, con lo que en el hospital, entre el calor que hacía (era julio) y que no tenia la maña necesaria, no me decidí a a usarlo. 

  •  2 No elegí correctamente la composición de mi fular.

Mi fular era de un algodón 100%, muy gordito y gustoso, que hubiera sido perfecto para invierno pero no lo fue para un verano en Madrid. Hoy sé que hay fulares de lino, bambú, cáñamo e incluso algodón que por su tramado resultan más frescos.

 Al cabo de un mes compramos la versión “ligera” de ese fular y ya nos fue mejor para pasar el verano.

  • 3 No elegí correctamente la talla de mi fular.

Mi fular era de 4,70 metros (talla 6), polivalente para casi todos los nudos y tallas de porteadores, pero muy largo cuando me enfrenté a el por primera vez.

Una talla 4 o 5 hubiera bastado para mí. 

  • 4 No supe elegir el mejor anudado para mis circunstancias. 

Empecé a usar mi fular con un nudo que me pudo perjudicar .

El anudado que elegí fue la cruz envuelta, pues todo el mundo lo recomendaba como el más sencillo, pero tenía molestias por la cicatriz  y me resultaba tirante en los hombros.

No era consciente de que debía extender la tela por los hombros, alejándola de mi cuello.

Tampoco sabía que el nudo que realizaba en mi cintura estaba perjudicando la cicatriz de la cesárea.

  • 5 Descarté el uso de la bandolera pues me parecía complicada.

A día de hoy me parece una de las mejores opciones para portear un bebé: barata, rápida de poner y quitar y mantiene la posición óptima del recién nacido.

  • 6 Encontré soluciones parciales.

Una de las pegas que le ponía al fular era que el nudo de la espalda me molestaba cuando me recostaba en la cama o en el sofá. Entonces decidí usar el anudado doble cruz, que anuda delante. Pero no me gustaba del todo cómo daba soporte a la nuca del bebé y no supe solucionarlo.  Hoy sé que el nudo canguro (entre otros) puede anudar delante, da soporte a toda la espalda del bebé y no realiza presión en la zona abdominal (donde tenía la cesárea).

  • 7 Nunca di de mamar en el portabebé.

No se me ocurrió ni lo vi.

Hoy sé que la lactancia tiene un gran aliado en el porteo y hay muchas formas de dar de mamar en un portabebés.

  • 8 No porteé a las dos juntas cuando eran bebés pequeñas.

Ahora sé como portear a dos gemelos desde el principio de una forma segura y cómoda pero no era el momento de hacerlo cuando apenas sabía portear a uno por separado.

  • 9 No nos tomamos fotos porteando, o al menos no todas las que yo querría ahora.

Suele pasar, hacemos 1000 fotos a los bebés cuando están dormiditos, comiendo, bañándose, su sonrisa, sus pucheros,   pero luego se nos olvida hacernos con ellos. Y es una época que pasa tan rápido…. Aprovecha las nuevas tecnologías de ahora y hazte una foto con tu bebé cada vez que portees. Son tan bonitas y tiernas y lo más importante es que sales tú y tu bebé pegadito a ti. No dejarás de mirarlas en el futuro.

 

Buscar la información por internet, leer foros, ver vídeos o leer los manuales de los fabricantes, me ayudó  conocer el mundo del  porteo y aprendí muchas cosas, pero claramente  perdí información valiosa por el camino.

Las asesoras de porteo estamos aquí para

  • proporcionaros la información y las herramientas que necesitáis,
  • ajustarnos a vosotros  y vuestras circunstancias
  • evitaros el mayor número de piedras en vuestro camino.

Tenemos muchas opciones para tí, contáctanos y  empieza a disfrutar del porteo.

Ah, una cosa mas! Si te ha gustado el artículo…. déjanos tu comentario y compártelo.
También puedes unirte a nuestro Facebook, estamos empezando, somos poquitos y siempre se agradecen todos los apoyos. GRACIAS

 

nos gustaría saber tu opinion

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR