La suerte del hombre blandengue

La suerte del hombre blandengue
 Hoy en el blog tenemos una entrada muy especial. Para festejar el día del padre no escribiremos nosotras.  Dejamos a uno de nuestros papás favoritos hacerlo.
¡Muchas gracias Diego!
Cuando Elisa me propuso escribir una entrada del blog la verdad es que lo primero que pensé fue
¿pero y yo qué voy a contar del porteo?”
Poco después me reía con un buen amigo, de uno de esos vídeos de “antaño”, de los que suele haber en youtube y que nos hacen reírnos de lo que la sociedad aceptaba hace ya algunos años. Y ahí llego la inspiración.
 
En el vídeo el gran Fary, todo un mito de la canción española, nos daba una lección de lo que un hombre tiene que ser.
Con frases como “el hombre tiene que estar en su sitio”, “al hombre blandengue le detesto, ese hombre con la bolsa de la compra y el carrito del bebé”.
No voy a juzgar las frases del Fary porque pertenecen a otra época, otra sociedad e incluso otra educación. Sin embargo, viendo el video y cuando decía lo del carrito, me venia a la cabeza una pregunta:
“¿qué diría el Fary si me viera porteando a la salida del supermercado? Si ya los hombres con carritos y bolsas de la compra los detestaba…”
 1459345_10151739950816752_759040887_n
Lo cierto es que me siento afortunado de vivir la época en la que vivo y en la que tengo la suerte de poder ser un “hombre blandengue”.
No me imagino la vida sin disfrutar de los juegos con mi hija, sin ocuparme de ella en el baño, la cena o al acostarla.
Y por supuesto tampoco me imagino mi vida sin portearla en las múltiples ocasiones en las que lo hago: en el supermercado, en el monte o por las mañanas al llevarla a la guardería.
Tenemos la suerte de vivir una época en la que los prejuicios hacia el hombre que disfruta de sus hijos y, sobretodo, que se ocupa de ellos o incluso los portea, no son lo que eran antes.
 
Queda camino por recorrer y todavía se ve alguna que otra “miradita”, sobretodo si el que portea es un hombre, pero no son mas que restos de una época extinta en la que “la mujer era muy granujilla y se aprovechaba del hombre blandengue dándole capones”. El Fary dixit.
Diego, papá de Almudena (Mum2you Grenoble)
Ah, una cosa mas! Si te ha gustado el artículo…. déjanos tu comentario y compártelo.
También puedes unirte a nuestro Facebook, estamos empezando, somos poquitos y siempre se agradecen todos los apoyos. GRACIAS

2 Comments

  1. El hombre que se ocupa asi de sus hijos,es mas hombre.

    Reply
  2. Estoy muy contento de que adaptéis a nuestra sociedad lo que llevan haciendo siglos: africanos, indues y otras muchas culturas.
    Mucha suerte en vuestro camino.

    Reply

nos gustaría saber tu opinion

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR