¿Huelga de porteo? ¡Descubre cómo superarla!

¿Huelga de porteo? ¡Descubre cómo superarla!

Son muchas las veces que cuando porteo me han dicho que  mi bebé se iba a acostumbrar a mis brazos.

La verdad es que esa frase siempre me alucinó. No sé porqué,  todo el mundo piensa que  “los niños porteados se van a acostumbrar y no van a querer andar nunca”.

Pero claro, si los llevas en sillita, ahí no se van a acostumbrar.

Entiendo que esas personas afirman con su comentario es que el porteo es mucho más agradable para el niño que la silla.

Ese es el mensaje, al porteo se acostumbrará pero en la silla no.

Como tenemos tendencia a acostumbrarnos a lo bueno, pues el porteo es bueno.

¿Ves? Al final estamos todos de acuerdo.

 

Pero lo queramos o no el porteo se acaba. E incluso antes de acabarse, cuando nuestro pequeñín empieza andar aparece la huelga de porteo.

Esa huelga de la que escuchamos hablar pero pensamos que nunca nos pasará.

Nuestro pequeño va muy tranquilo y contento con nosotras, ¿por qué no va a seguir siendo así?

Pues porque crece. Aprende andar  y quiere descubrir mundo. Aquí aparece la huelga de porteo.

Solo quieren andar y andar o  correr, sólo hay que ponerle un fular a la vista y ver cómo corren huyendo de nosotras. ¿A quién no le suena esa imagen? :-)

 

Ahí nos quedamos nosotras. Con nuestras ganas de portear, de llevarle con nosotras y nuestro peque que se niega en rotundo.

En ese momento se nos pasa por la cabeza todos esos comentarios,¡¡¡ que se va a acostumbrar!!!

Y yo pienso, ¡no!. No se va a acostumbrar, ¡¡me voy a acostumbrar yo y cuando se acabe no me va a gustar un pelo!!!

¿tu bebé está igual? ¿Huye de ti cuando intentas portearlo?

 

Después de una temporada y con un poco de paciencia,  se pasará la huelga.

Mientras tanto puedes aplicar estos trucos para convencer a tu pequeño:

  • Usa portabebés rápidos de poner y quitar.

Son fantásticos las bandoleras, portabebés ligeros que dejan mucho movimiento. Las mochilas aunque son rápidas no son muy valoradas por los bebés en esta etapa

  • Intenta no cubrir hasta arriba,  tu bebé ya no necesita tener toda la columna sujeta.

En consonancia con lo anterior, habrás notado que sí quiere brazos pero no portabebé, dejale los brazos libres incluso parte del torso y evitarás agobiarle de más.

  • Asegúrate de que el bebé tiene más campo visual. Súbele bien en la espalda o ponlo en la cadera.

Poder ver y cotillear es indispensable a estas edades.

  • Déjale elegir el portabebé que quiere.

Entras en la etapa de la afirmación del bebé, aprovecha para que tome sus primeras decisiones, estará encantado de hacerlo.

 

En poco tiempo se cansará de la novedad de andar y  volverá al portabebé.  Y ese, ese momento en el que le enseñas el portabebé, le preguntas si le llevas y dice que si…. ¡Ay!

¡Vuelves a recuperar a tu bebé!

¿Necesitas un portabebé ligero? Consulta la sección de préstamos y llévate el tuyo

nos gustaría saber tu opinion

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR