La suerte del hombre blandengue

La suerte del hombre blandengue

 Hoy en el blog tenemos una entrada muy especial. Para festejar el día del padre no escribiremos nosotras.  Dejamos a uno de nuestros papás favoritos hacerlo. ¡Muchas gracias Diego! Cuando Elisa me propuso escribir una entrada del blog la verdad es que lo primero que pensé fue “¿pero y yo qué voy a contar del porteo?” Poco después me reía con un buen amigo, de uno de esos vídeos de “antaño”, de los que suele haber en youtube y que nos hacen reírnos de lo que la sociedad aceptaba hace ya algunos años. Y ahí llego la inspiración.   En el vídeo el gran Fary, todo un mito de la canción española, nos daba una lección de lo que un hombre tiene que ser. Con frases como “el hombre tiene que estar en su sitio”, “al hombre blandengue le detesto, ese hombre con la bolsa de la compra y el carrito del bebé”. No voy a juzgar las frases del Fary porque pertenecen a otra época, otra sociedad e incluso otra educación. Sin embargo, viendo el video y cuando decía lo del carrito, me venia a la cabeza una pregunta: “¿qué diría el Fary si me viera porteando a la salida del supermercado? Si ya los hombres con carritos y bolsas de la compra los detestaba…”   Lo cierto es que me siento afortunado de vivir la época en la que vivo y en la que tengo la suerte de poder ser un “hombre blandengue”. No me imagino la vida sin disfrutar de los juegos con mi hija, sin ocuparme de ella en el baño, la cena o al acostarla. Y por supuesto...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?